Diferencias entre el piso vinílico en rollo y en piezas

 In consejos

24 horas son suficientes para tener un piso idílico y un espacio totalmente renovado. Pues con la ayuda de los pisos vinílicos puedes diseñar una habitación de cero y disfrutar de ella en muy poco tiempo, sin tanto desorden y sin gastar de más.

Entre las reconocidas ventajas que ofrecen los pisos de vinilo, podemos resaltar que estos cuentan con una amplia carta de diseños, colores y estilos que, aunque hacen más compleja la toma de decisiones, te permiten abrirte a un sinnúmero de posibilidades creativas. Claro está que cada una de ellas tiene características que les permite adecuarse mejor a cierto tipo de áreas, donde una de ellas es el formato.

Hay situaciones en las que el color y textura del piso deja de ser relevante, y es el formato el que se vuelve fundamental durante una remodelación, pues de este depende el patrón que se diseñe en cada habitación.

Los pisos vinílicos pueden encontrarse en diferentes formatos: en rollo, en baldosas cuadradas o en tablones, que denominaremos “piezas”. Dichas presentaciones ayudan a que cada uno de estos pisos cubra necesidades específicas y que, por lo tanto, se determine su uso. Ya que, como hemos mencionado en artículos anteriores, no es posible usar el mismo tipo de piso en un quirófano que en un jardín infantil o en una terraza.

Para que tengas claro qué piso vinílico puedes instalar en tu remodelación, a continuación te compartimos algunas diferencias que existen entre los pisos de vinilo en rollo y en piezas.

Piso vinílico en rollo:

piso vinílico en rollo y en piezas

El piso vinílico en rollo marcó el inicio de los pisos de vinilo, y durante los años 70 estaban muy de moda. Sin embargo, presentó un problema al momento de la instalación ya que, si o si, se requería que el piso base estuviera en perfectas condiciones, haciendo que este debiera reformarse en caso de presentar daños. Pues al instalar un piso en rollo sobre un piso deteriorado se resalta hasta el más mínimo detalle.

  • Esta es la presentación más económica y básica que puede existir de los pisos de vinilo.
    Su presentación es en rollo, como su nombre lo indica, de 2 m de ancho por 30 m de largo, normalmente.
  • El espesor varía entre 1,5 mm y 3,5 mm, así que puede adecuarse fácilmente a diferentes tipos de necesidades.
  • Este tipo de pisos es ideal para instalarse en espacios amplios, de alto tráfico, donde no sea indispensable realizar muchos cortes o ajustes al material.
  • Se ofrece en una amplia variedad de diseños con estilo de madera, baldosas o mármol.
  • Su instalación es sencilla y rápida pero exige que el piso original esté limpio, sin presencia de polvo o grasa. Además este deberá estar completamente liso, libre de poros y desperfectos, y, preferiblemente, nivelado para que se garantice una buena adherencia y aceptación al adhesivo.
  • Después de haber aplicado el pegamento, es necesario esperar unos 20 minutos para instalar el vinilo en rollo y, al menos, 12 horas para que se seque completamente y pueda usarse.
  • Su uso más común es en locaciones del sector educativo y hospitalario.
  • Cuando se deteriora o se produce algún daño en una sección del piso hay que removerlo por completo, ya que arreglar solo una parte implica hacer un trabajo sumamente detallado y usar retazos del mismo color y textura del rollo original. Una tarea complicada cuando ha pasado el tiempo.

Piso vinílico en piezas:

Piso vinílico en rollo y en piezas: ¿cuál es la diferencia?

Esta opción de piso vinílico nació a raíz de la necesidad de reemplazar sólo una porción del piso por daño o deterioro, ya que con los pisos en rollo esta era una tarea muy complicada. Inicialmente aparecieron las baldosas que debían pegarse con adhesivo pero con el paso del tiempo, y gracias a los desarrollos tecnológicos, se introdujo también el sistema click en listones que permite ensamblar o retirar piezas individuales de manera más simple, similar a un rompecabezas.

  • A diferencia del piso de vinilo en rollo, este tiene un poco más de detalle y demora en su instalación.
  • Pues este proceso debe hacerse pieza por pieza y, usualmente, en espacios más pequeños y con más recovecos, exigiendo mayor detalle.
  • Los errores que se presenten durante la instalación son más fáciles de corregir, pues sólo se retira la pieza dañada y se reemplaza o re posiciona, mientras que con el piso en rollo esto no es posible.
  • Es más fácil crear patrones personalizados durante la instalación, siempre y cuando se usan baldosas o listones del mismo tamaño y características.
  • Otra ventaja de usar baldosas de vinilo es que, al usar las de sistema tipo clic, la instalación se simplifica en un alto porcentaje y el uso de adhesivos es innecesario.
  • Cuando se daña una baldosa esta puede reemplazarse fácilmente, eso sí, es necesario tener en cuenta el color y lote de las baldosas instaladas inicialmente para no dejar parches.
  • Las baldosas y listones de vinilo se ofrecen en una amplia variedad de colores y texturas, unas de gama más alta que otras.

Antes de instalar un piso de vinilo, o de cualquier otro material, ten presentes las necesidades que se deben cubrir en el espacio a remodelar, verifica las dimensiones de cada habitación y asegúrate de encontrar un piso que se adecue a tu estilo de decoración.

Para resolver inquietudes sobre los pisos de vinilo y alfombras modulares te invitamos a visitar nuestro showroom o a comunicarte a nuestras líneas de atención. Contamos con un equipo de asesores expertos, dispuestos a aclarar tus dudas y guiarte durante el desarrollo de tu proyecto, residencial o comercial.

 


Encuentra en los pisos de vinilo la solución ideal para una remodelación rápida de tus espacios.

 

CTA

Recent Posts

Escriba una palabra clave y presione enter para buscar

Cómo limpiar techos de cielo raso